La despedida de un gran líder, de un soñador Destacado

“Era uno de los hombres que más conocía la localidad de Ciudad Bolívar, camino sus montañas palmo a palmo, y siempre trabajo allí por el respeto de los Derechos Humanos”

 

Jairo Vargas Alvarado, era nuestro padre, nuestro amigo, y formador, era una gran hombre, un gran líder, pero en especial un gran soñador, manifestó Erika, una de las personas que desde muy niña ingreso a la Red de Promotores de Derechos Humanos de Ciudad Bolívar, organización social que este hombre de 62 años constituyo hace más de 20 años de la mano de un equipo multidisciplinario para trabajar en la promoción, difusión y defensa de los derechos humanos de esa localidad, que para ese tiempo era la más estigmatizada de Bogotá por vivirse allí una difícil situación entre milicias de las FARC y los grupos de paramilitares que llegaban a la Capital.

 

Hoy ese gran hombre es despedido, porque la vida le dio la oportunidad de morir dignamente, y no sufrir lo que muchos de los defensores de derechos humanos en Colombia padecen, el ser silenciados por intentar lograr un país justo e incluyente.

 

Y en su despedida final estuvo rodeado no sólo de sus familiares, lo acompañaron  también sus amigos y compañeros de camino, quienes compartieron difíciles momentos por la violencia que intentaban frenar, enfrentándose a estructuras fuertes y al margen de la Ley, pero pudo más la voluntad de estos soñadores, y fue así como lograron movilizar a casi 50.000 niños, niñas y jóvenes, para que desde todas las montañas y el último rincón de Ciudad Bolívar exigieran que se les respetara su vida, y que los sacaran del conflicto armado, pero lo más humano y conmovedor fue ver a cientos de jóvenes llorarlo, pero también en medio de gritos y proclamas, reclamar para que las ideas y enseñanzas de Jairo Vargas no se vayan con él, “Podrán cortar todas las flores, pero no podrán detener la primavera” fue una de las consignas.

 

 

 

Este hombre, Sociólogo de profesión, humanista por convicción, era uno de los hombres que más conocía la localidad de Ciudad Bolívar, camino sus montañas palmo a palmo, y siempre trabajo allí por el respeto de los Derechos Humanos, y aunque hubiese podido desempeñar cualquier cargo de elección popular allí, siempre prefirió hacer sus aportes desde la orilla de la sociedad civil.

 

Un soñador empedernido, siempre le aposto a la Paz, y para su fortuna tuvo la posibilidad de trabajar de frente en los diversos procesos sociales y humanos que pensaba conducirían al encuentro de una Colombia donde la vida se respete, y no se apague por pensar diferente. Una de sus frases preferidas “Todo para la Paz, nada para la guerra”. Y fue así como se convirtió en uno de los millones de colombianos que festejo la firma de los acuerdos de Paz de la Habana.

 

Sus sueños fueron haciéndose realidad y luego de muchos años de trabajo, también logró ver que aquellos niños, niñas y jóvenes que ingresaron a la Red de Promotores de Derechos Humanos de Ciudad Bolívar, se convirtieron en buenos profesionales y excelentes seres humanos, y que ya hechos hombres continuaron convencidos que debían dar lo mejor de ellos por su localidad, y en efecto coordinados y de la mano de la actual directora de la Red, trabajando en conjunto con las últimas administraciones locales, lograron hacer de Ciudad Bolívar una localidad donde los niveles de pobreza disminuyeron, donde los índices de homicidio bajaron, y lo impensable, lograron que esta localidad ubicada al Sur de la ciudad dejara de ser estigmatizada como la más violenta de la capital del país.

 

Era un gran hermano, alguien que dedico su vida desde muy joven a trabajar por los más necesitados, sacrificó incluso en ocasiones el poder compartir con su familia diferentes momentos de la vida, pero fue y seguirá siendo un gran ejemplo, y ojalá el país reconozca algún día la importancia de todos los seres humanos que trabajan desde diferentes sectores, para hacer de Colombia un país donde quepamos todos, justo e incluyente como lo soñaba mi hermano, manifestó Germán Vargas.

Valora este artículo
(7 votos)
Agencia Reporteros Sin Fronteras

La Agencia de Reporteros Sin Fronteras, nace en el año 2004, ante la imperiosa necesidad no sólo en Colombia, sino en el continente Latinoamericano de tener medios de comunicación objetivos y equilibrados, que sin dependencia de grupos económicos o políticos, fueran capaces de contar la verdad, buscar la noticia y hacer su análisis sin ningún tipo de mascara, donde su único compromiso fuese con la historia, con la verdad y con la vida. 

Sitio Web: www.agenciareporterossinfronteras.com

Visitas en nuestro sitio

0.png1.png1.png6.png9.png4.png8.png
13-12-2017

Indicadores Económicos

Últimas Noticias

Calendario

« Diciembre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
        1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31