Colombia está en deuda con el futuro del país, sus niños. Destacado

02 Jun 2017 José Luis Mayorga G.
100 veces

“El país se situó en el puesto 118 entre 172, es decir, entre los que menos respetan los derechos de la niñez y se encuentra por debajo de países como Ruanda, La India o Ghana”

 

En informe presentado por la organización no gubernamental Save the Children, Colombia ocupa un nada honroso puesto en lo referente al trato de la niñez, de acuerdo a esta organización el país suramericano ocupa el cuarto lugar con más niños asesinados, teniendo una de las tasas más altas de homicidio infantil del mundo, y adicional se sitúa en el puesto 118 entre 172 países, es decir, entre los que menos respetan los derechos de la niñez ubicándose por debajo de países como Ruanda, La India, Estados Palestinos o Ghana.

 

El informe evalúa y analiza las principales razones que llevan a demostrar la interrupción del disfrute pleno de la niñez en todos sus aspectos, pero también dentro del trabajo realizado en los 172 países se puede ver lugares del mundo donde los niños gozan a satisfacción del privilegio de ser niños. Lastimosamente Colombia se alinea con los países maltratadores de la niñez.

 

Para María Paula Martínez, directora de Save the Children Colombia, “Son extensas las secuelas y las consecuencias que el maltrato genera en la niñez; la muerte es, por lo general, el desenlace de muchos episodios precedentes, que como familias, como sociedad y como Estado, no logramos identificar, prevenir y detener”.


De acuerdo al informe, los diez países con las tasas más altas de homicidio infantil son todos los de América Latina y El Caribe: Honduras encabeza la lista con una tasa superior de 30; lo sigue Venezuela con un resultado de 27; luego viene una tasa de 24 homicidios infantiles en El Salvador; para darle paso a Colombia con una tasa de 23 homicidios infantiles (entre los 0 y los 19 años de edad) por cada 100.000 habitantes en el 2015.

 

En el informe se puede observar claramente que aproximadamente 700 millones de niños y niñas y adolescentes en el mundo no han podido disfrutar de su niñez por diferentes situaciones, dentro de la que se encuentran enfermedades, conflictos, la violencia extrema, el matrimonio infantil, el embarazo precoz, la malnutrición, la exclusión de la educación y el trabajo infantil.

 

 “El trabajo infantil, lejos de representar una ganancia para la formación, la productividad y la madurez de los niños y las niñas, pone en riesgo sus vidas, su salud y los ubica en un alto grado de vulnerabilidad; además, los aleja de aquellos entornos establecidos para su desarrollo como la escuela. El trabajo infantil perpetúa el ciclo de pobreza de una familia”, asegura María Paula Martínez.

 

En relación a este informe, se puede establecer que el compromiso del Estado colombiano y de la sociedad en general para con la niñez debe ser más serio, debe cambiar su actitud, y más allá de la letra muerta de algunas Leyes, tendrán que asumir un compromiso serio para combatir estas cifras crudas pero reales, porque de lo contrario la inclusión y la justicia social que se pretende lograr con el proceso de paz, sólo será un saludo a la bandera, y se continuaran generando inconformidades que finalizaran en brotes de rebeldía.

 

Valora este artículo
(3 votos)

Visitas en nuestro sitio

0.png1.png1.png3.png1.png9.png2.png
21-10-2017

Indicadores Económicos

Últimas Noticias

Calendario

« Octubre 2017 »
Lun Mar Mier Jue Vie Sáb Dom
            1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31